• elmundoenpalabras

Tratamiento físico en lesiones deportivas.

Actualizado: 2 de abr de 2019


Como bien sabe un profesional de rehabilitación, el deporte se ha convertido en la principal vía de escape hoy en día para una sociedad que se ha vuelto cada vez más sedentaria y cuya calidad de vida se ha visto avocada a disminuir por la gran cantidad de patologías que subyacen bajo este nuevo estilo de vida: obesidad, pérdida de masa muscular o problemas raquídeos son solo algunos de los ejemplos más remarcables de los problemas de una sociedad absorta en la comodidad y la tecnología. Permanecer muchas horas frente al ordenador o con la cabeza flexionada para atender al móvil trae consigo mayor número de problemas de los que a simple vista pueda parecer. Además, el número de niños y adolescentes que están apareciendo con patologías que hasta hace unos años eran solo propias de personas de avanzada edad está alarmando a los profesionales de la salud.


Detrás de todo esto existen también no solo dolores físicos y contracturas musculares, sino otra serie de peligrosas patologías: hipercolesterolemia, hipertensión arterial, problemas circulatorios y respiratorios, etc. Es por esto que la práctica deportiva se ha convertido en una actividad esencial si queremos permanecer sanos y tener una buena calidad de vida.


Sin embargo, cuando realizamos ejercicio tras haber pasado una larga etapa de sedentarismo y sin habernos hecho además una revisión médica previa, aunque la técnica utilizada sea la adecuada y se sigan los consejos de nuestros monitores, tarde o temprano aparecerán las temidas lesiones deportivas. Muchas veces, cuando acudimos al médico aquejados de una dolencia física secundaria a una lesión, parece que la única solución para tratarlas son las farmacológicas, con todos los problemas gástricos, renales y hepáticos que éstas pueden producir. Las terapias físicas suelen ser idóneas para tratar este tipo de problemas ya que son inocuas y carecen de efectos secundarios casi en el cien por cien de las ocasiones, y además nuestro fisioterapeuta se centrará no solo en el tratamiento de los síntomas sino también en la causa que ha producido nuestra lesión para evitar una recaída más adelante. Consejos posturales a la hora de ejecutar los ejercicios y recomendaciones sobre el calzado adecuado son solo algunos ejemplos de lo que un fisioterapeuta puede hacer por nosotros en cuanto a prevención se refiere.


Mucho cuidado con el asesoramiento no especializado en tiendas deportivas sobre el calzado idóneo. Es necesario, cuando se tienen alteraciones de la pisada, que sea un experto el que analice no solo el tipo de zapatilla deportiva sino si precisamos, además, algún tipo de plantilla correctora: podemos consultar con nuestro ortopeda o con nuestro podólogo, que nos guiarán hacia el material más adecuado. Se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos categorizar los problemas de pisada solamente en dos tipos: pronadores o supinadores. Existen tantos tipos de pisadas como personas y deben tratarse y solucionarse de manera individualizada.


Un buen profesional, tras una evaluación exhaustiva y global, en busca del remedio pero también del origen de nuestra lesión, podrá aplicar terapias físicas para ayudarnos a solucionar nuestro problema. Podrá además aconsejarnos sobre cómo debemos actuar para evitar que esta lesión vuelva a producirse y nos recomendará ejercicios para mantenernos en forma mientras realizamos nuestra rehabilitación, pudiendo de esta manera retomar nuestras actividades diarias lo antes posible y de una manera segura y gradual. Nuestro fisioterapeuta podrá brindarnos también asesoramiento en otros ámbitos de nuestro día a día que serán cruciales para nuestra salud física: desde el calzado más adecuado, el colchón idóneo o la colocación adecuada del mobiliario de oficina. Nos podrá pautar unos tiempos de descanso y movilizaciones y estiramientos antes de retomar nuevamente el trabajo.


Es de suma importancia poner a nuestra disposición profesionales tanto en entrenamientos personales como en terapias físicas para lesiones deportivas, porque tener un fisioterapeuta a mano que nos otorgue un trato cercano y personalizado cuando se realiza deporte es esencial para la prevención y recuperación de lesiones.




132 vistas

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 by  Arima Rodríguez