Síndrome de Alicia en el país de las maravillas


Zambullirse en la psique humana puede que sea el viaje más fascinante que la ciencia tiene entre manos. Nuestro sistema nervioso comprende un sinfín de complejas estructuras que trabajan al unísono para ofrecernos una perspectiva de la realidad y ayudarnos a ser funcionales en ella. Sin embargo, un engranaje tan complejo conlleva también que sus fallos sean extravagantes y muchas veces inexplicables.



UN SÍNDROME MUY REAL CON UNAS PERCEPCIONES IRREALES

Igual que la protagonista de la novela de Lewis Carroll, las personas que padecen el síndrome de Alicia en el país de las maravillas experimentan alteraciones en el espacio-tiempo, o al menos eso es lo que ocurre en su consciencia. Afortunadamente es bastante infrecuente y, aunque extremadamente alarmante, generalmente su evolución es benigna y con recuperación completa en semanas o meses sin secuelas, aunque puede recurrir tras un periodo de latencia de años.


Hay quien intuye que el escritor Lewis Carroll podría haber sufrido la enfermedad y lo que hizo en alguno de los capítulos de su obra solo fue trasladar sus propias experiencias y percepciones. Ha habido multitud de especulaciones sobre la posibilidad de que Carroll hiciera uso de drogas psicoactivas y láudano.


Normalmente este síndrome es diagnosticado en la infancia. Aunque por regla general muchas personas dejan de sentir los síntomas en la adolescencia, se han dado casos de personas que siguen experimentando esta alteración en la edad adulta.



SUS SÍNTOMAS

Los síntomas son eminentemente perceptivos en cuanto al espacio y el tiempo. Quienes lo padecen pueden creer que ciertos objetos son mucho más grandes o pequeños de lo que realmente son, o que el tiempo deja de regirse por sus normas tradicionales en ciertos lugares o momentos:

  • Alteración de la forma de los objetos

  • Perturbación en la percepción del tamaño: tanto macropsia (los objetos son percibidos más grandes de lo que son en realidad), como micropsia o visión liliputiense («el bolígrafo sobre la mesa lo veo más pequeño»)

  • Alteración de la situación espacial de los objetos como teleopsia (visualización de los objetos cercanos como si estuvieran más alejados) o efecto zoom (lo opuesto).

  • Distorsión de la imagen corporal, como micro y macrosomatognosia («mis manos las veo grandes», «tumbada en la cama me siento pequeña»).

  • Dualidad física, que consiste en la sensación de tener 2 cuerpos.

  • Otras ilusiones visuales infrecuentes son palinopsia (imágenes múltiples), acromatopsia (sólo son percibidos los colores blanco, negro, gris y todas sus tonalidades), prosopagnosia (incapacidad de reconocer caras), etc.

También puede haber distorsión en el sentido del transcurrir del tiempo. Los pacientes son conscientes de la naturaleza ilusoria de sus percepciones y pueden describir su experiencia sin amnesia posterior. Generalmente, este síndrome se presenta de forma parcial, solo con algunas de las alteraciones descritas.



ESTUDIOS SOBRE ESTE SÍNDROME

Se ha descrito en contexto de migrañas, epilepsia, lesiones cerebrales, infecciones víricas y asociado a fármacos (topiramato, antidepresivos, risperidona, clomifeno, interleucina-2) y drogas ( LSD, éxtasis, marihuana y mezcalina).


En mayo de 2009, en la ‘Revista Española de Neurología’, la pediatra María José Corral-Caramés se hacía eco del caso de una niña de 8 años de edad que padeció durante un mes seguido micropsia sin haber tenido nunca migraña ni cefaleas, que aparecieron en cuanto las distorsiones visuales cesaron.


Más recientemente, En 2013, un pediatra del Hospital General Universitario de Guadalajara hacía público un caso del síndrome de Alicia en una niña de 11 años derivado de un efecto adverso de un medicamento, Montelukast, muy recetado en pacientes pediátricos para combatir el asma.


Cabe destacar el estudio llevado a cabo por Alessandra M. Liu, Jonathan G. Liu y Geraldine W. Liu, neurólogos del la Universidad de Pensilvania en el 2014, quienes trataron de comprender un poco mejor el síndrome de Alicia en el país de las maravillas. Tras un exhaustivo estudio llegaron a las siguientes conclusiones:


  • Su incidencia es mayor en niños de 8 años.

  • Solamente un minúsculo porcentaje de los pequeños habían sufrido un traumatismo craneoencefálico.

  • Un tercio de los niños afectados con este síndrome padecían migrañas o habían sufrido en algún momento algún tipo de infección.

Los neurólogos de la Universidad de Pensilvania llegaron a la conclusión de que el origen estaba en la actividad eléctrica del cerebro ya que se observaron pequeñas alteraciones en ella. Estas anomalías en la actividad eléctrica originaban un cambio en el flujo sanguíneo del cerebro y ello hacía que las señales enviadas desde el cerebro a los ojos se perturbaran, dando lugar a alucinaciones, desorientación y una imagen alterada en ciertas partes del cuerpo.


Por otro lado, estudios como el llevado a cabo por el doctor Robert Lanska, de la Universidad de Winsconsin, definen este síndrome como un trastorno perceptivo que podría estar originado por el virus Epstein-Barr (mononucleosis aguda infecciosa).



TRATAMIENTO


Cuando la causa es la migraña nos encontramos con que existe un tratamiento eficaz. Sin embargo, los casos crónicos son bastante difíciles de abordar y se desconoce un fármaco adecuado.


De todas maneras, pese a lo alarmante de su sintomatología, las manifestaciones del síndrome no son perjudiciales o peligrosas, y pueden llegar a desvanecerse por sí mismas en un período de tiempo. Los especialistas aseguran que este síndrome mejora de manera significativa aumentando la calidad del descanso nocturno: facilitar en el niño un sueño reparador suele mitigar en buena medida los síntomas del síndrome de Alicia en el país de las maravillas.


El conocimiento y estudio de los síndromes raros puede ayudar a comprender que los casos patológicos no pueden ser etiquetados simplemente con la etiqueta de “locura” y que en ellos existen normas que pueden ser estudiadas para mejorar la integración social y la calidad de la vida de quienes lo padecen.



981 vistas4 comentarios

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 by  Arima Rodríguez

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios