• elmundoenpalabras

¿Qué es la epigenética y por qué es tan eficaz e inocua?

Actualizado: 2 de abr de 2019


Imagina que encuentras un producto en el mercado que es capaz de analizar tu piel de manera específica, con sus propias características, comprender por qué está envejeciendo y actuar en consecuencia para revertir el proceso. Suena a ciencia ficción, ¿no? Sin embargo, no lo es: la idea que teníamos hasta hace pocos años de que somos lo que está escrito en nuestros genes está cambiando drásticamente. En poco tiempo seremos capaces de descifrar el lenguaje que gobierna la expresión de multitud de genes y de explicar el proceso de envejecimiento. Basándose en estos estudios nace la epigenética, una ciencia que está tomando especial protagonismo en cosmética principalmente y en medicina también, ofreciendo resultados hasta ahora nunca vistos, con una eficacia que no pasa en absoluto desapercibida.


¿Qué es la epigenética?


Aunque todas las células un organismo contienen el mismo material genético, cada tipo celular tiene un programa de expresión génica diferente, que hace que únicamente se expresen los genes que necesita en el momento que se requiera. Esto significa que algunos genes son expresados únicamente en momentos concretos del desarrollo o en unos tipos celulares y no en otros. La epigenética estudia al conjunto de elementos que regulan la expresión génica de una célula sin alterar la secuencia de ADN. Mediante mecanismos epigenéticos, que no modifican la secuencia de nucleótidos del ADN, las células tienen la capacidad de marcar qué genes deben ser expresados, en qué grado y en qué momento. Los cambios epigenéticos no son estáticos y pueden modificarse a lo largo de la vida de la célula con lo cual una de las principales características de las modificaciones epigenéticas es su reversibilidad. Además, el epigenoma (conjunto de todos los elementos epigenéticos) puede ser influenciado por factores ambientales, como la dieta o el estrés, y como consecuencia, difiere entre poblaciones celulares del organismo, momentos del desarrollo o estado de salud. Un ejemplo evidente son los gemelos idénticos (monocigóticos): estos individuos portan el mismo material genético y, sin embargo, pueden manifestar ciertas diferencias determinadas por el ambiente.

Epigenética y enfermedades


La alteración de los patrones y mecanismos epigenéticos pueden llevar a enfermedades como envejecimiento prematuro, cáncer o enfermedades de la impronta humana.


El cáncer implica tanto cambios genéticos, que afectan a la secuencia del ADN como cambios epigenéticos. El carácter reversible de las modificaciones epigenéticas ha llevado a plantear el desarrollo de fármacos epigenéticos para tratar el cáncer. Así, empiezan a haber fármacos que tienen como diana los enzimas que regulan los mecanismos epigenéticos.


En cuanto al envejecimiento, la comparación del epigenoma de recién nacidos, personas adultas y personas de edad avanzada muestra que a medida que se envejece se van perdiendo grupos metilo, a nivel global, lo que podría implicar la expresión inapropiada de genes. Así, el epigenoma puede proporcionar una medida de la edad biológica y contribuir a predecir la esperanza de vida. Las enfermedades con envejecimiento prematuro, como la progeria, los pacientes muestran epigenomas de edades mucho más avanzadas.


Vamos a centrarnos un poco más en este artículo en la epigenética cosmética.



Epigenética, la cosmética inteligente


Los avances en la dermocosmética persiguen ofrecer mejores productos que tengan un mayor impacto. Uno de los más recientes es la aplicación de los conocimientos de la epigenética con el propósito de potenciar la capacidad de las capas más profundas de la piel para regenerarse y mitigar el envejecimiento cutáneo.


En el núcleo de las células se encuentra el ADN, sin embargo no siempre la información contenida en los genes se encuentra accesible. Se requiere de factores epigenéticos que faciliten el acceso a esta información para ser traducida, dependiendo de las necesidades celulares. Entre estas funciones se encuentra la regeneración celular de la piel, la cual es el resultado de la información heredada y de los factores que determinan cómo se expresan estos genes.


Los denominados factores epigenéticos son herramientas que utiliza nuestro organismo para modificar la expresión de nuestros genes sin modificarlos, actúan como un interruptor que enciende o apaga los genes y, como consecuencia, aumenta o disminuye la producción de ciertas proteínas. La epigenética aplicada a la cosmética permite activar los mecanismos de regeneración celular de las capas basales, así como potenciar la producción de proteínas esenciales. Las formulaciones que contienen ingredientes epigenéticos activan el «interruptor» que permite normalizar la síntesis de proteínas encargadas de conferir la turgencia y la elasticidad a la piel que se van perdiendo con la edad y, de esta forma, recuperar parte de su juventud. Incorporando principios activos que actúen en el epigenoma, conseguiremos influir en la expresión del ADN de las células basales de la dermis que participa en la regeneración celular, sin alterar su secuencia. Es decir, podremos modular la expresión de los genes para lograr un rendimiento óptimo.


Nueva generación de productos antiedad en manos de científicos


Ha surgido una nueva generación de cosméticos antiedad, capaces de adaptarse a las diferencias individuales de cada piel. Las fórmulas se han desarrollado para mejorar la resiliencia y la adaptabilidad de la piel ante las condiciones externas, de modo que recuperen y potencien la elasticidad y la firmeza y consigan una reducción de arrugas evidente. Estos tratamientos ayudan a aumentar la hidratación profunda de la piel y estimulan la renovación celular, potenciando la producción de proteínas como el ácido hialurónico, así como de las fibras de colágeno y elastina. Tras su aplicación, la piel recupera la tonicidad porque recobra la capacidad de producir las proteínas necesarias para su adecuada regeneración celular.


Esto no es futuro, está sucediendo ahora y además es accesible para todos los bolsillos y todas las pieles. Somos cada vez más libres de vernos en el espejo tal y como realmente nos sentimos, influyendo no solo en nuestra piel, sino también en la percepción de nosotros mismos a nivel general. Estamos, definitivamente, viviendo una revolución que no tiene precedentes en la historia de la belleza.




208 vistas2 comentarios

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 by  Arima Rodríguez

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios