• elmundoenpalabras

Masaje tántrico: energía, erotismo y emoción.

Actualizado: 2 de abr de 2019


El tantra, de origen oriental, (Cachemira en el norte de la India), se inició hace 5.000 años y terminó de ser perfeccionado por los Siddhas o sabios que habitaban el valle del Indo. En occidente se define el masaje tántrico como energía, erotismo y emoción, aunque existen opiniones que afirman que el masaje tántrico es un término inventado por escritores new age . Esta práctica está vinculada con la espiritualidad por un lado y muy relacionada con la sexualidad y la experiencia corporal, por otro. En una sociedad que ha olvidado cómo avanzar espiritualmente y que en gran medida tiene atada y bloqueada su mente, los masajes tántricos ofrecen la oportunidad de encontrar un espacio de reencuentro con nosotros mismos y de enfocar y canalizar nuestra energía adecuadamente.


En pleno siglo XXI, en el que nuestro modo de vida es cada vez más rápido, son muchas las personas que tienen el anhelo de parar, disfrutar, volver a sentir y ampliar sus conocimientos sobre su propia sexualidad y sus habilidades eróticas. Rutinas diarias con horarios rígidos y falta de tiempo para ocuparnos de nuestro cuerpo y de sus llamadas de atención nos empujan muchas veces al desequilibrio físico y emocional. A veces nos sentimos enfermos, tristes o generamos sentimientos de falta de autoestima y en la mayoría de las ocasiones no entendemos la causa que nos ha llevado a esta situación. Nuestra sociedad, en ocasiones superficial, se rige por cánones estéticos estrictos y nos ha enseñado casi sin darnos cuenta a la no aceptación de nosotros mismos ni de nuestros cuerpos. La obligación de estar haciendo mil tareas a la vez nos desvían del aquí y del ahora y la despersonalización en la que a veces nos encontramos inmersos hace que muchas veces nos sintamos incapaces de expresar lo que nos gusta o lo que deseamos.


Necesitamos de alguna manera detenernos, mirar hacia nuestro interior de una manera global y entender nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro espíritu. Enseñanzas milenarias, como el masaje tántrico, ofrecen esa evaluación holística y ese trabajo sobre las emociones y sobre el cuerpo, aspectos que hoy en día tenemos tan olvidados que hacen que incluso la actividad básica de relajación por excelencia, la respiración, nos pase desapercibida en el día a día caótico y rápido en el que vivimos.


Puedes despertar y expandir tu energía, armonizándola y canalizándola adecuadamente, de una manera natural, buscando el origen del problema y encontrar momentos de paz y meditación dedicándote una experiencia que otorgue sintonía a tus sentidos.


La historia de los masajes eróticos son todo un misterio, simplemente se sabe que en algún momento tomaron un rumbo diferente de los masajes medicinales, para ayudar con otro tipo de problemas o de necesidades como humanas, tal como es el sexo. Para aprovechar el aumento de vitalidad que nos ofrece el tantra, debemos ser capaces de trascender la realidad y los límites establecidos por nuestra sociedad para poder hallar la serenidad absoluta.



275 vistas

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 by  Arima Rodríguez