• elmundoenpalabras

Delirio de Capgras: ¿quién ha suplantado a mi familia?


Los síndromes que afectan a aspectos subjetivos y emocionales de nuestra manera de reaccionar ante la presencia de otros suelen ser sumamente peculiares y desconcertar a las personas que rodean a quienes lo padecen generando situaciones dentro del núcleo familiar y afectivo devastadoras.



¿En qué consiste?


Las personas que padecen el delirio de Capgras o ilusión de los dobles creen que ciertas personas, sobre todo amigos o familiares, han sido sustituidas por impostores. A pesar de que carecen totalmente de pruebas objetivas para sostener tal hipótesis, defienden firmemente esta afirmación. Por ejemplo, aunque sean capaces de reconocer el cuerpo, la cara, la voz u otras características de su propia madre, negarán que su identidad sea verdadera y reaccionarán con hostilidad ante esta.


Curiosamente, un paciente con este síndrome o delirio puede enfocarlo no solo en personas, sino incluso en mascotas.


Algunos autores definen este trastorno como una pérdida de reconocimiento emocional, es decir, se conoce a quien se tiene delante, se le ve, se le recuerda, pero el vínculo emocional que les unía se ha olvidado, considerándole ahora como un extraño.


Este síndrome debe su nombre a Jean Marie Joseph Capgras, psiquiatra francés que reconoció la enfermedad en 1923 y la llamó “la ilusión de los dobles”. Capgras trató el caso de una mujer de 74 años que afirmaba que su esposo había sido remplazado por un extraño. La paciente reconocía con facilidad a los demás familiares excepto a su marido.



Síntomas


El principal síntoma consiste en, como hemos mencionado, que la persona tiene una firme convicción de que un ser próximo, con quien existe un fuerte vínculo emocional, ha sido sustituido por un impostor que es idéntico en todos los aspectos, pero a pesar de ello, quien lo sufre aprecia sutiles diferencias respecto al individuo original. Aparte de esto se pueden observar otros aspectos en el paciente dignos de mención:


  • Convicción delirante: es decir, que por muchas pruebas que trate de darle el familiar sobre su autenticidad, el afectado por Capgras va a seguir pensando lo mismo.

  • Ideas paranoides: el paciente piensa que el sustituto quiere perjudicarle. El por qué ha sido reemplazado, por quién, o para qué son preguntas que no es capaz de explicarse la persona que sufre el síndrome de Capgras, lo que añade aún más incertidumbre y miedo a la situación.

  • Problemas familiares o de pareja: llega a ser imposible la convivencia bajo el mismo techo debido al pavor que le provoca al afectado toda esta situación.

  • Normalidad con el resto de las personas: esta percepción delirante no es extensiva a otros sujetos con los que no mantiene un vínculo emocional, y ni siquiera va a afectar a todos los familiares, sólo a alguno de ellos, comportándose y relacionándose con todos los demás de forma natural.

  • En algunas ocasiones aparece paramnesia duplicativa, que es otro trastorno delirante que consiste en creer que un lugar habitual de la vida del paciente ha sido duplicado y que existen dos versiones del mismo lugar.



Causas


La ilusión de los dobles o delirio de Capgras se presenta con mayor frecuencia en mujeres (3 mujeres por cada dos hombres). Puede darse temporalmente o de forma crónica y puede aparecer en cualquier momento de la vida.


El reconocimiento facial se encuentra en determinadas áreas cerebrales (zona temporal, occipital y parte del sistema límbico) y las emociones se cree que se hayan controladas por la amígdala. Probablemente puede haber una falta de conexión entre estas áreas cerebrales en las personas que presentan esta patología. Sin embargo, no existe un consenso sobre el origen del síndrome y se le considera multifactorial. Lo que sí se ha observado es que a menudo aparece junto con trastornos orgánicos como lesiones craneoencefálicas o tumores cerebrales, así como junto con trastornos psicológicos como la esquizofrenia paranoide, la depresión psicótica o los trastornos delirantes.


En diferentes estudios se ha comprobado cómo afecta a distintas regiones del cerebro implicadas en el procesamiento visual y emocional, así como en el de reconocimiento de caras. Se ha observado también este síndrome en pacientes con alzhéimer y párkinson.



Cómo establecer el diagnóstico


El diagnóstico se basará en la explicación de la ideación delirante que haga el paciente. Es necesario descartar el consumo de tóxicos como la ketamina (potente anestésico que se utiliza comunmente como droga para las violaciones) y hacer una buena anamnesis en busca de antecedentes psiquiátricos, traumatismos craneales, lesiones cerebrales o signos de demencia. Así mismo, es necesaria una correcta exploración neurológica y la realización de varias pruebas (TAC, resonancia, etc.)



Tratamiento


Debido a que se desconoce la causa no podemos hablar de un tratamiento que cure este trastorno. Lo que sí se intenta es controlar sus síntomas a través de psicofármacos: antipsicóticos para combatir la convicción delirante del enfermo así como las ideas paranoides en caso de que existan y anticonvulsivos como tratamiento de apoyo.


Se suele indicar iniciar un tratamiento psicológico para ayudar a la persona a integrar en su vida a esos dobles, de forma que no los rechace. Se enfrenta al paciente a la irracionalidad de sus creencias delirantes, buscando hacerle comprender que ha sido él quien ha cambiado su percepción emocional con respecto a la persona sustituida.


Es importante también llevar a cabo una terapia familiar para mejorar las relaciones y que los familiares no se conviertan en un obstáculo para la recuperación, sino en una ayuda para el paciente. Al producirse estos cambios de emotividad hacia uno de los miembros de la familia, hay que explicar bien lo que sucede al resto del entorno más cercano, especialmente a los menores, para que entiendan la situación y que es producto de una enfermedad que hay que tratar.


Cuando el afectado presenta otros trastornos, como en el caso del alzhéimer o de otras demencias, lo más importante es comenzar con el tratamiento de estas patologías.



Curiosidades


Lo llamativo e inusual de este síndrome ha dado lugar a representaciones del mismo en el cine, literatura y televisión. En el episodio "Dorado Falls" de Mentes Criminales, un miembro de la marina estadounidense sufre este síndrome tras un accidente de tráfico y, en consecuencia, asesina a sus padres al tomarlos por impostores.



Cada mente es un universo insondable, asomarnos a cada una de ellas nos abre las puertas a lo más inexplicable y misterioso.
116 vistas

¡SÍGUEME! 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon

©2018 by  Arima Rodríguez